La punta la tabla de Alcalá del Júcar

La Punta la tabla de Alcalá del Júcar. La «Punta la tabla» en  Alcalá del Júcar le denominamos a la zona en donde se encuentra La playeta, y donde normalmente siempre hay uaparcada una barca que hace recorridos turísticos. Como podemos observar en el interior de la península también hay playas, un ejemplo de ello es la preciosa playa fluvial de Alcalá del Júcar. Donde en el verano está llena de gente tomando un baño o disfrutando de un paisaje magnífico, como un paraíso en plena montaña, con vistas al castillo y junto con una pequeña isla donde podrás practicar distintas actividades acuáticas o simplemente disfrutar del entorno. En la misma Punta la tabla podrás tomar un aperitivo o degustar platos típicos manchegos en los...

Aldeas de Alcalá del Júcar-Mariminguez

Otra aldea de Alcalá del Júcar. Mariminguez.- esta aldea está hoy deshabitada, de ahí que Oliver diga que “se encuen­tra abismado en silencio y soledad’, aunque a finales de los años cincuenta llegó a contar con 53 habitantes y 11 edificios. Se halla al Noroeste de Alcalá del Júcar y a una distancia de 5,5 kms de ella. Nó tiene comunicación directa por carretera y a ella solo se puede acceder por un cami­no vecinal que parte de Las Eras. Su festividad se celebraba el 19 de Marzo, día de San José. Tras la misa y la ritual procesión, había hoguera por la noche. Las hogueras de San Antón y San Blas eran de las más antiguas del término. Carece de antecedentes históricos de relieve, aunque ya aparece nombrada en las Rela­ciones...

Festividad de Los fieles Difuntos en Alcalá del Júcar

DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS EN ALCALÁ DEL JÚCAR: el día de celebración es el 2 de Noviembre, pero como este día es laborable, desde tiempos inmemoriales se celebra el día anterior, festividad de “Tosantos” (Día de Todos los Santos). Este día es aprovechado por los alcalaeños para visitar a sus difuntos en el cementerio, dedicándose las mujeres a limpiar las lápidas y adornar las tumbas con velas y flores, destacando entre todas la denominada “cresta”; mientras tanto, la campana de la Iglesia hace sonar el “toque de difuntos”. Durante esa noche, se colocaban pequeñas cazueli- llas, o incluso platos, con aceite y lamparillas encendidas por los familiares difuntos más allega­dos. La galopante modernización también ha llegado a esta...

Alcalá del Júcar y sus juegos infantiles (1)

Juegos infantiles. Hay que recordar que los juegos infantiles son un capítulo importante de la crianza; de hecho, el ejercicio recreativo es una función inherente al hombre y, sobre todo, al niño, no some­tido todavía a la servitud del trabajo. El juego es una comunicación que incluye una interacción cultural recíproca: el niño se manifiesta, y el entorno no sólo le influye sino que le condiciona. Por eso cada pueblo, cada comunidad diferenciada, tiene sus propios juegos infantiles. Entre los juegos infantiles que más han llenado las horas de ocio de los niños alcalaeños podemos citar los siguientes: El aro: este juego consistía en coger un palo con la mano y golpear con él un aro[1]. Aunque pa­rezca fácil, no lo es tanto, pues no todo se reduce...

Otras aldeas de Alcalá del Júcar (2)

La Gila, Mariminguez, tolosa, otras aldeas de Alcalá del Júcar. La Gila.- se encuentra sito esta aldea al Este de la capital y a unos 4,5 kms. de distancia de ella. En las afueras del pueblo contaba, hasta hace poco, con una fuente y un lavadero que te­nía la particularidad de estar cubierto pero, al disfrutar de saneamiento en todas las casas, el des­uso ha hecho que tanto uno como otro hayan quedado totalmente inservibles. Al igual que todas las aldeas, los escolares de la población se dirigen hacia ía propia al­dea (los de EGB) o hacia Casas Ibañez (los de BUP). A ella se llega cogiendo un desvío déla ca­rretera que se dirige desde Las Casas del Cerro a Alpera. De forma análoga a la otra aldea de este lado del término, su formación habría que...

El frontón de Alcalá del Júcar

La pelota a mano en Alcalá del Júcar. Desde 1950, Alcalá del Júcar cuenta con un magnífico frontón con el que saciar las grandes ansias que hay en nuestro pueblo por el juego de pelota . Desde siempre el frontón tradicional fue la pared del castillo que da al Mediodía[1], y en las aldeas, al igual que en otros pue­blos, las paredes de las iglesias. Allí, en el castillo, se reunían multitud de gente para ver las im­provisadas partidas que, con pelotas de trapo, se organizaban. También los chiquillos aprovecha­ban las vacaciones o las horas de recreo para pegar algunos manotazos a la pelota. Algunas veces esta caía a las huertas y entonces era de ver como, según recoge José Antonio González Pérez, uno o dos de estos chicos, ajenos al peligro que...