Alcalá del Júcar

Etiqueta: Tradiciones

Tolosa, aldea ribereña del Júcar

Tolosa, aldea ribereña del Júcar.
A unos 5 kms.  al este de Alcalá del Júcar, Se encuentra Tolosa, la única aldea ribereña del Júcar.

Tolosa
Tolosa

Tiene por patrón San Roque, y el 16 de agosto se celebra una misa y procesión, así como unos castillos artificiales muy espectaculares por el entorno del embalse en el que se realizan.
En cuanto a sus antecedentes históricos,  de 1750 es una lista donde se recogen los batanes de Alcalá, los cuales están en propie­dad de la familia Tolosa, por lo que la fundación de la aldea debió ser ligeramente posterior a es­ta fecha.
El rio Júcar marcha a la aldea de Tolosa, situada a la iz­quierda, en la que hay otro puente, para continuar al Puntal de las Rochas, situado a 7 kms. del pueblo y que antiguamente eran unos batanes. Corre el río hacia Don Benito, que está situado a la izquierda, facilitando el paso otro puente. Pasa después el río por otra central eléctrica llamada Tranco del Lobo. Al corto espacio, por la angostura del terreno, se interrumpen las huertas y solo antes de tocar en la Villa de Ves, se cultivan las rinconadas del Moral y Fuente de la Canaleja, a las que siguen el Embalse del Molinar. La Villa de Ves ocupa la cima de un peñón que se levanta én la izquierda del río. Todo este tránsito es notable por su escabrosidad y la elevación de los pe­ñascos que encajonan el río y no permiten paso alguno: la rinconada de Don Sancho y de Jábega, pequeños espacios cultivados a la izquierda del río, se hallan ya casi en el límite de la provincia de Valencia.
“Alcalá del Júcar” de José Luís Valiente Pelayo
https://www.casarurallabodeguilla.com
 

Tradiciones de Alcalá del Júcar-La matanza

ASPECTOS COSTUMBRISTAS EN ALCALÁ DEL JÚCAR.

Sería demasiado prolijo e interminable constatar todos y cada uno de los aspectos de ti­po tradicional y costumbrista que motivaron un cierto desahogo de buen humor ante las penosas

circunstancias y el ímprobo trabajo en que se desenvolvieron nuestros mayores. Sin embargo, aunque de pasada, queremos referimos a la popularidad alcanzada por algunos de ellos, como por ejemplo:
La Matanza: era uno de los acontecimientos gastronómicos más importantes del año en Alcalá del Júcar y podría ser definido como la acción que consiste en matar al cerdo, así como las operaciones subsiguientes destinadas a la elaboración y aprovechamiento de la carne y otras partes del animal.
alcala del jucar
Aunque en algún tiempo constituyó el cerdo, por ser criado en los corrales domésticos, un alimento muy común en Albacete, en la actualidad, debido a una mayor variedad en la ali­mentación y a la industrialización de productos alimenticios, él cerdo cómo alimento básico ha quedado reducido, principalmente, a algunas zonas rústicas.
La matanza constituye una tradición y una fiesta familiar. En ese día suele reunirse toda la familia, más algunas mujeres que ayudan en las tareas, y hombres que sujetan al animal sobre la mesa mientras es degollado; úna vez se ha matado y limpiado es descuartizado, empezando entonces la labor de las mujeres, que abarca desde la limpieza de las tripas, que posteriormente se utilizarán como recipiente donde embutir, hasta la mezcla de distintas carnes junto con espe­cias para la elaboración de los embutidos. Los jamones y brazuelos se recubren de sal durante al­gún tiempo, transcurrido el cual se lavan y se dejan a secar. A los pocos días de haber matado el cerdo se efectúa la “fritá”, operación que consiste en freír con gran cantidad de aceite parte del lomo, longanizas, morcillas, etc., para conservarlo en la orza, de la que se irán extrayendo poco a poco las “tajás” a lo largo de todo él año.
La matanza se lleva a cabo durante los meses de invierno, ya que las bajas temperaturas favorecen la cura y conservación de los embutidos. Ya el refranero local lo advierte al decir “Por San Andrés mata tu res, grande, chica o como es”.
Entre las diferentes piezas que suelen elaborarse se encuentras las morcillas, longanizas, güeñas, perro, salchichón, chorizo, etc., y, a veces, el lomo se suele embuchar.
La matanza se celebra habitualmente con una comida familiar, y es a mediodía cuando llegan lá mayoría de los invitados. Se sirve una suculenta comida en la que casi nunca falta el “morteruelo” y por la noche cualquier plato al que siguen, inexorablemente, las primeras morci­llas fritas.
https://www.casarurallabodeguilla.com