Alcalá del Júcar

Categoría: Historia

Barrancos y ramblas en Alcalá del Júcar

Los barrancos y ramblas de Alcalá del Júcar.
Barrancos y ramblas de Alcalá del Júcar
Los distintos barrancos, cañadas, etc., que hay en el municipio y que en caso de lluvias to­rrenciales se comportan como verdaderos ríos, multiplicando el cauce del Júcar. Casi todos se si­túan en la parte Sur del término. Entre los más importantes, y de Oeste a Este, destacan:

Arroyo de Abengibre: pese a llamarse así, viene desde la provincia de Cuenca. En Iniesta se junta el arroyo de su mismo nombre con el de la Granja, y una vez juntos, corre hasta Ledaña, donde este se junta con la Cañada del Carrascal, formando ya uno solo que se llama Ca­ñada del Cardeal y que tras pasar por Cenizate se junta con la Rambla del Villaideras (junto a Fuentealbilla) cambiando su nombre por el de Arroyo de Abengibre. Entra en el río por su iz­quierda, siendo el de más largo recorrido dé cuantos entran en el Júcar por nuestra comarca.
*                       Rambla de San Lorenzo: forma un enorme barranco al juntarse con la Rambla del Charco, la Rambla de Peñarrubia y la Cañada de la Gitana. Desde que se inicia cerca de la Casa de la Gobernadora hasta que desemboca en el Júcar, junto a la ermita, tiene un recorrido de casi 20 kms y aunque siempre está dentro de nuestro término municipal marca, prácticamente, la di­visoria entre nuestro pueblo y los términos de La Recueja, Alatoz y Carcelén.
*                       Valleio de la Madriguera del Rabote: se inicia a los pies del Corral de Perico Huerta, juntándose después con el Vallejo del Zoquete, el cual nace a los pies de Peñarrubia. Una vez juntos, pasan por entre la Casa de Piqueras y el Cerro Pelado para ir a desaguar al río.
*                       Valleio de la Noguera: afluye al río tras juntarse con la torrentera del Corral del Cabo y el Cañizo del Aguilucho.
*                       Barranco de la Cueva del Gorrino: se hermana con la Cañada de los Valles a los pies del Cerro del Cabezo y, tras fundirse con el Barranco de las Cañadillas, corre hacia el Júcar.
También son de destacar los barrancos de tipo más “casero” pero no por ello menos pe­ligrosos, tales como la Cañada de Dominguillo o el Barranco del Lobo.
Amén de estos temporales cauces, también habría que añadir para comprender las inun­daciones del río, todos aquellos desfiladeros, vaguadas, quebradas, etc, que pese a situarse en otros términos o provincias, vierten sus aguas al Júcar motivo por el cual se convierte, en deter­minadas époeas, en un río devastador.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Otras aldeas de Alcalá del Júcar (2)

La Gila, Mariminguez, tolosa, otras aldeas de Alcalá del Júcar.
Aldeas Tolosa-Alcalá del Júcar
La Gila.- se encuentra sito esta aldea al Este de la capital y a unos 4,5 kms. de distancia de ella. En las afueras del pueblo contaba, hasta hace poco, con una fuente y un lavadero que te­nía la particularidad de estar cubierto pero, al disfrutar de saneamiento en todas las casas, el des­uso ha hecho que tanto uno como otro hayan quedado totalmente inservibles.
Al igual que todas las aldeas, los escolares de la población se dirigen hacia ía propia al­dea (los de EGB) o hacia Casas Ibañez (los de BUP). A ella se llega cogiendo un desvío déla ca­rretera que se dirige desde Las Casas del Cerro a Alpera.
De forma análoga a la otra aldea de este lado del término, su formación habría que si­tuarla en una fecha indeterminada que, grosso modo, estaría entre 1579 y 1786.
Tiene una bonita iglesia dedicada a su patrón, San Antonio, celebrando su festividad el 13 de Junio con misa, procesión y baile.
Mariminguez.– esta aldea está hoy deshabitada, de ahí que Oliver diga que “se encuen­tra abismado en silencio y soledad‘, aunque a finales de los años cincuenta llegó a contar con 53 habitantes y 11 edificios. Se halla al Noroeste de Alcalá del Júcar y a una distancia de 5,5 kms de ella.
Nó tiene comunicación directa por carretera y a ella solo se puede acceder por un cami­no vecinal que parte de Las Eras. Su festividad se celebraba el 19 de Marzo, día de San José. Tras la misa y la ritual procesión, había hoguera por la noche. Las hogueras de San Antón y San Blas eran de las más antiguas del término.
Carece de antecedentes históricos de relieve, aunque ya aparece nombrada en las Rela­ciones Topográficas de Felipe V, las cuales se datan en 1579.
Tolosa.- esta es la única aldea ribereña del Júcar, distando 5 kms. de la capital del tér­mino y situándose al Éste de Alcalá.
En cuanto a sus antecedentes históricos, y como ya apuntaremos en el apartado de To­ponimia, de 1750 es una lista donde se recogen los batanes de Alcalá, los cuales están en propie­dad de la familia Tolosa, por lo que la fundación de la aldea debió ser ligeramente posterior a es­ta fecha.
Tiene por patrón a San Roque (16 de Agosto), celebrándose misa y procesión. Por la tarde se celebra un baile popular. Al igual que hemos dicho para la aldea de las Casas del Cerro, hay constancia de un anterior patrón, siendo este “…el Señor San Ydelfonso”.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Alcalá del Júcar y sus juegos infantiles (1)

Juegos infantiles.
Juegos de Alcala del Jucar
Hay que recordar que los juegos infantiles son un capítulo importante de la crianza; de hecho, el ejercicio recreativo es una función inherente al hombre y, sobre todo, al niño, no some­tido todavía a la servitud del trabajo. El juego es una comunicación que incluye una interacción cultural recíproca: el niño se manifiesta, y el entorno no sólo le influye sino que le condiciona. Por eso cada pueblo, cada comunidad diferenciada, tiene sus propios juegos infantiles. Entre los juegos infantiles que más han llenado las horas de ocio de los niños alcalaeños podemos citar los siguientes:
El aro: este juego consistía en coger un palo con la mano y golpear con él un aro[1]. Aunque pa­rezca fácil, no lo es tanto, pues no todo se reduce a hacer rodar el juguete, sino que se debe tener cierta maestría para doblar una esquina, dar la vuelta, etc.
Coger pájaros: para coger pájaros, se usaban dos métodos: la liga y el tirachinas. Para hacer la li­ga, se ponía a calentar en un recipiente (bote por lo general) un tipo de suela de goma que deno­minábamos “crepé”. Una vez derretida ésta, se coge un mazo de esparto y se cortan ambos ex­tremos hasta que queda de una longitud suficiente. Acto seguido se introduce uno de los extre­mos en el líquido y al sacarse, se divide en dos mazos más pequeños, restregándose éntre sí las puntas de los ramos para que queden mejor impregnadas. Una vez hecho esto, se vá al sitio ele­gido y se clava el esparto alrededor de algún charco en el que suelen beber los pájaros. Cuando éstos van a beber, quedan pegadas sus alas con el esparto y éste les impide volar, con lo cual, so­lo hay que ir a recogerlos. Por cierto, qué cuando éramos crios, en Las Casas del Cerró había un método que creíamos infalible para saber el sexo del animal, lo cual es muy importante ya que, como todo el mundo sabe, las hembras no cantan Este método consistía en coger al pájaro por el pico con los dedos índice y pulgar, recitando a continuación:

“Si eres macho tente pacho, si eres hembra revolotea”.



[1] El aro solía ser de metal (si salía de algún tonel viejo) o de madera (si salía de alguna cuba de sardinas).
Ni que decir tiene que, el pobre animal, en cuanto sé veía libre excepción hecha del pico, comen­zaba a batir sus alas como un desesperado, motivo por el cual muchos de ellos fueron encasilla­dos en el sexo contrario al que realmente les correspondía.
El otro medio de cazar pájaros, es el tirachinas. Este consiste en una horquilla hecha preferentemente con madera de olivo o alatonero, á la cual se le ata en ambos extremos superio­res una tira de goma que casi siempre suele salir de la recámara de alguna rueda de bicicleta. Una vez hecho esto, ya está construido el tirachinas y sólo resta poner una piedra del tamaño conve­niente en mitad de la goma y tirar hacia atrás. Cuando esta se encuentra tensa, se suelta y la pie­dra sale disparada hacia el blanco.
https://www.casarurallabodeguilla.com

El castillo de Alcalá del Júcar y Don Juan Manuel

Según cuentan estas crónicas, Don Juan Manuel, fue el constructor del castillo de Alcalá del Júcar.

Alcalá del Júcar, en su bello paraje rocoso junto al encajonado río, fue repoblada y aumentada por Juan Manuel, que construyó el impresionante castillo que la defiende en la altura.”

 

El castillo según Don Juan Manuel
El castillo según Don Juan Manuel

EL ESTADO ITINERANTE DE DON JUAN MANUEL
Antonio Herrera Casado
Actas del I Congreso Internacional de Caminería Hispánica.
Tomo II, pp. 11-28
 
Extendido el territorio hacia las sierras más occidentales, y hacia la Mancha, en él contó con los siguientes lugares: Almansa, cuyo castillo edificó totalmente, con el aspecto que hoy restaurado tiene, y en su término inmediato la torre de Burriharón. Chinchilla, que era la localidad más densamente poblada del territorio, (y no llegaba entonces a los 1500 habitantes), con un castillo en lo alto del cerro que defendía el poblado y avistaba en la lejanía inmensas tierras de llanura, erigiéndose en fabulosa atalaya sobre los Llanos. En su término se encontraban aldeas ó alquerías como Albacete, La Gineta, Higueruela, Alpera o Pétrola. En 1338 edificó Juan Manuel el castillo de Alpera. En Montealegre del Castillo, situado junto a la vieja torre de Pechín, Juan Manuel levantó una magnífica fortaleza que luego comandó su hijo Sancho Manuel, y que finalmente sería destruida por orden del Rey Pedro I, quedando hoy solamente muy leves huellas del mismo. Junto a Almansa estaba Carcelén, también repoblado y fortificado por el Infante y a las órdenes muchos años de su hijo Sancho.
Albacete poseía, como minúscula aldea en tiempos del infante, sobre el “camino real” de Villena a Toledo, un castillete edificado tiempo atrás por los árabes. Realmente la edificación más antigua de Albacete es la que estaba sobre el cerrillo del castillo viejo, que en 1324 fue destruido por los moros cuando asolaron la tierra de don Juan Manuel. Sobre ese “camino real” puso el Infante algunas pueblas nuevas, como el mismo Albacete, La Roda, La Gineta y Minaya. Minaya fue entregada para su repoblación a Diego Fernández de Cuenca. La Roda comenzó a repoblarse en 1310, por un privilegio del Infante. Y la Gineta siguió desarrollándose junto al “camino real“, cerca de Chinchilla.

Casas rurales Alcalá del Júcar
Casas rurales Alcalá del Júcar

Otros lugares del señorío de Villena fueron Villarrobledo, (el antiguo Robledillo de Záncara) que nació como aldea a finales del siglo XIII y que fue repoblándose en tiempos del Infante. Alcalá del Júcar, en su bello paraje rocoso junto al encajonado río, fue repoblada y aumentada por Juan Manuel, que construyó el impresionante castillo que la defiende en la altura. Jorquera y su fortaleza fue también de este señorío, junto con sus aldeas de Boniches, Fuentealbilla, Vallonguer, Periellas, Carcelén, Alcalá y Villa de Ves, también con castillo. Cerca ya de la tierra conquense, Madrigueras.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Alcalá del Júcar y el "Camino Real"

El Camino Real en Alcalá del Júcar
Debido a su cercanía con el antiguo Reino de Valencia, por Alcalá del Júcar pasaba el llamado “Camino Real”. Este camino venía de Castilla y, ya en nuestro pueblo, cruzaría el puen­te romano, para seguir, con toda probabilidad, por la Cuesta Hondonera y las actuales calle del Pósito, calle Carnicera, calle del Castillo, calle del Capitán González, calle Desamparados, calle Asomada, camino de los Porches, Fuente Nueva, San Cristóbal, Fábrica de ios Vicentes, etc.

El Camino Real a su paso por la casa rural La bodeguilla en la calle asomada.

Es­te camino pasaba por el Cabezo Gordo a dar a la villa de Ayora que era el primer lugar del Reino de Valencia.
Como bien se dice en la obra de José Mathias Escribano, este era elcamino vie­jo, verdadero y derecho” ,ya que era el que llevaba a las distintas aduanas, donde los arrieros de­bían de abonar los derechos de paso, por lo que los más osados utilizaron otros caminos como el de la llamada “Cañada de Carcelén”, evitando así el cotizar al estado. Si eran pillados se les re­quisaba la mercancía. Pese á todo, no debía ser esto infrecuente, ya que en el Archivo Histórico Nacional, hay infinidad de pleitos contra los arrieros que eludieron el paso por esta aduana.
Iban siempre en numerosos grupos armados de arcabuces y otras armas; incluso se guardan pleitos contra varios vecinos de Ayora que, bajo las órdenes de un tal Laureano Ibar, fueron “…acusados de descaminar el Camino Real, eludir, dismar y pagar”, haciendo frente, incluso, al guardia de los intereses de la corona cuando trató de llevarlos al Camino Viejo para conducir­los a la aduana.
https://www.casarurallabodeguilla.com

El comercio en Alcalá del Júcar

Establecimientos publicos en Alcalá del Júcar.
Dedicado el vecindario de lleno a las faenas agrícolas, apenas encuentran desarrollo otras artes e industrias, a excepción hecha de aquellos establecimientos que sirven para el propio abastecimiento del pueblo, tales como panaderías, tiendas de comestibles, etc., o para el mante­nimiento del turismo (bares, restaurantes, tiendas de recuerdos, etc.). Como pueblo pequeño no debe sorprendemos la variación que experimenta el número de establecimientos públicos e in­dustrias en el transcurso de los tiempos. Con la misma facilidad que se instala una industria des­aparece, y de igual modo que se monta una tienda, se recoge.

casas rurales Alcala del Jucar
Casa rural La bodeguilla de Alcalá del Júcar

El comercio es también muy raquítico ya que la comarca, gracias a las buenas comuni­caciones, es dominada por Casas Ibañez o Albacete y, muy puntualmente, por Valencia. No obs­tante, de pueblos de alrededor son algunos de los puestos de venta ambulante que pasan por nuestro pueblo, destacando las frutas y verduras por encima de cualquier otra mercancía, aunque también aparecen vendedores de pescados, colchones, etc.
Cuenta en la actualidad Alcalá del Júcar, con algún taller de herrería y reparación agrí­cola, así como varias carpinterías y otros establecimientos, pero como el citar todos los servicios públicos con que cuenta el pueblo se nos haría interminable, destacaremos solamente que existen en estos momentos varias carnicerías, una gasolinera, autoservicios, pastelerías, varios servicios de taxis (tanto en el pueblo como en algunas aldeas), etc. También hay toda una serie de panade­rías, tiendas de comestibles, bares y otros servicios más cuya sola mención harían infinita ésta lista.
En cuanto a los mercados, se suelen aprovechar los de Casas Ibáñez para las compras más habituales, recurriendo a los grandes centros comerciales de Albacete cuando se requiere una mayor variedad Hasta hace algunas décadas, también se esperaba a las fiestas de San Loren­zo para hacer algunas compras, aprovechando que venían vendedores de toda clase de géneros.
Han surgido en Alcalá, con el patrocinio de los organismos públicos, una serie de “escuelas-taller” que sirven de aprendizaje laboral a gran parte de la juventud de nuestro pueblo, destacando las de albafíilería, forja, cantería y. carpintería, las cuales ya han reali­zado importantes actuaciones en lugares como el Ayuntamiento, Cuesta Hondonera, etc.
Antiguamente había, cercana al Borrocal, una fábrica de lana, que no eran sino unos ba­tanes donde la gente llevaba la lana recién esquilada y donde tras cardarla, etc, te daban ya con­vertida en madejas. Funcionaba con el agua del río, pero tras la riada de 1941 la susodicha fábri­ca desapareció por lo que fue montada ya dentro del casco urbano, al otro lado del Enchidero (calle Malvas), ya más moderna y funcionando con electricidad. Aunque más modernamente, existían también en algunas aldeas, manufacturas donde la gente hacía caras de zapatos que una vez terminadas, eran llevadas a las fábricas de Alicante o Almansa, donde sería terminado el cal­zado y listo para su venta.
Cabe destacar aquí, dentro del apartado de la industria, al alumbrado. En Alcalá del Jú­car no se introdujo tan importante mejora hasta principios del presente siglo (1918), aunque en algunas aldeas como La Gila, Tolosa o Zulema, el alumbrado, tal y como lo conocemos hoy en día, no apareció hasta la década de los años cuarenta. Hoy cuenta todo el término municipal con alumbrado eléctrico, procediendo la energía de Hidroeléctrica Española S.A., que tiene la central transformadora en la calle Malvas. Hace algunos años, se renovó el alumbrado público, sustitu­yendo en algunos sitios las antiguas lámparas de filamento por focos fluorescentes de mayor po­tencia lumínica.
Había, más en lo antiguo, otra central eléctrica situada en el lugar conocido como el Molino de Montoya. Esta central producía la electricidad gracias al agua del río que hacía girar continuamente una rueda. La electricidad de ésta central le costaba al alcalaeño, a razón de cin­cuenta céntimos o una peseta, según la época, mientras que las bombillas subieron su precio, en los períodos más caros, a la astronómica cifra de 2,50 pesetas. Finalmente, la Electra Albacetense, empresa mucho más potente, terminó por absorber a esta pequeña central eléctrica que, entre la gente, era conocida como la “luz de Montoya”.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Aldeas de Alcalá del Júcar-Mariminguez

Otra aldea de Alcalá del Júcar.
Mariminguez.- esta aldea está hoy deshabitada, de ahí que Oliver diga que “se encuen­tra abismado en silencio y soledad’, aunque a finales de los años cincuenta llegó a contar con 53 habitantes y 11 edificios. Se halla al Noroeste de Alcalá del Júcar y a una distancia de 5,5 kms de ella.
anejos de Alcala del Jucar
Nó tiene comunicación directa por carretera y a ella solo se puede acceder por un cami­no vecinal que parte de Las Eras. Su festividad se celebraba el 19 de Marzo, día de San José. Tras la misa y la ritual procesión, había hoguera por la noche. Las hogueras de San Antón y San Blas eran de las más antiguas del término.
Carece de antecedentes históricos de relieve, aunque ya aparece nombrada en las Rela­ciones Topográficas de Felipe U, las cuales se datan en 1579.
https://www.casarurallabodeguilla.com
 

La punta la tabla de Alcalá del Júcar

La Punta la tabla de Alcalá del Júcar.
La “Punta la tabla” en  Alcalá del Júcar le denominamos a la zona en donde se encuentra La playeta, y donde normalmente siempre hay uaparcada una barca que hace recorridos turísticos. Como podemos observar en el interior de la península también hay playas, un ejemplo de ello es la preciosa playa fluvial de Alcalá del Júcar.

La punta la tabla de Alcala del Jucar

Donde en el verano está llena de gente tomando un baño o disfrutando de un paisaje magnífico, como un paraíso en plena montaña, con vistas al castillo y junto con una pequeña isla donde podrás practicar distintas actividades acuáticas o simplemente disfrutar del entorno.
En la misma Punta la tabla podrás tomar un aperitivo o degustar platos típicos manchegos en los chiringuitos que la rodean ó en la Rambla , donde se dispone de sombras, baños y teléfono público, multitud de restaurantes, comercios y alojamientos,  casas rurales, como La Bodeguilla,  que está situada en el interior del pueblo.
Dependiendo de la época del año se puede acampar en la misma playa, simplemente hay que pedir permiso al ayuntamiento. Si visitas la playa de Alcalá del Júcar no debes olvidar hacer una ruta turística por el pueblo, visitar El Castillo, La Plaza de Toros, Las cuevas del Diablo y Masago, San Lorenzo, así como alojarte en alguna de sus numerosas Casas Rurales, Hoteles,  y saborear un pueblo  de espléndida belleza.
https://www.casarurallabodeguilla.com