La iglesia de Alcalá del Júcar II

La iglesia de Alcalá del Júcar II

En marzo del año siguiente, Juan Ruiz de Ris “...hace postura en la obra de la iglesia
parroquial del Señor Andrés, dé la villa de Alcalá del Rio Xúcar (…) y que la dicha obra con¬siste en lebantar el cuerpo de la iglesia (…) la cual postura se le ha rematado en diez y seis mil y quinientos reales de Béllón (…)y la a de dar lebantada dentro de dos años…”. En estos dos años estuvo trabajando en los dos últimos tramos de la nave que hay en la parte posterior del templo, mientras que su hijo, Juan Ruiz, y su yerno, Joseph de Setiém, se dedicaron a trabajar en la torre de la iglesia; estos dos últimos fueron contratados por 3.300 reales de vellón.
Iglesia de San Andres Apostol de Alcalá del Júcar
El total de la cuenta tuvo que efectuarse en va­rios pagos y, en diciembre de 1717, como consecuencia de una visita pastoral del Cardenal Belluga al Estado de Jorquera, este ordenó al fabriquero de la iglesia alcalaeña que se efectuase el pago de lo que aún restaba: “Item que por quanto de la obra que se ha hecho en la Iglesia se están debiendo a los maestros mil, y trezientos Reales de bellón (…) se pague con interbénción del cura..“. Un mes después (enero de 1718), el arcipreste de Jorquera dio órdenes para que se saldara la deuda contraída con los tres maestros. A partir de 1724 ya no se tienen noti­cias de Juan Ruiz de Ris, pero es de suponer que se que­daría por nuestra comarca donde, con toda probabilidad, murió.
Con esta actuación acababa, prácticamente, la construcción de nuestro templo parro­quial. Tan solo quedaba por realizar la fachada y torre que hoy coronan lo alto de la Cuesta Hon- donera. En este sentido, de 12 de junio de 1786 es un escrito donde Juan Escrich, visitador gene­ral del Obispado de Cartagena “…concede licencia a don Francisco López, fabriquero de dicha parroquial para que con su intervención Se construya una torre proporcionada a la Iglesia, disponiendo una capilla capaz y decente que sirva al Bautisterio, mediante que la actual care­ce de estas circunstancias..”. Algunos meses después aparece otra anotación según la cual “Es data Quinientos veinte y ocho Reales entregados a Felipe Motilla Maestro Arquitecto y direc­tor de obras de este obispado por su trabajo de la formación de planta de la torre y otra sacris­tía de esta Parroquia…”. Desconocemos si hubo desavenencias entre los artistas y la iglesia, aunque lo más normal es que hubiesen influencias desde Cartagena para cambiar al constructor, el caso es que tan solo un año después, en 1787, aparece un documento que bajo el tituló de “Planta y condiciones de la torre” recoge lo siguiente: “Primeramente es data seiscientos veinte y ocho Reales Vellón que a llevado Don Lorenzo Alonso Maestro Arquitecto por su trabajo en reconocer el sitio donde seade fabricar la torre en esta Iglesia Parroquial y de formar el Plan de condiciones y planta de la torre. Consta de mandato de el Señor Gobernador de este obispado y de el Recibo de dicho Maestro Arquitecto su fecha en murcia 14 de septembre del año de estas quentas…”. Cuando el maestro inicie las obras, el aspecto que presentaba nuestro templo parroquial era, grosso modo, el que se aprecia en la figura 4 y que data de 1786.
Lorenzo Alonso Franco, autor de la torre y la fachada academicista de nuestra parro­quia, fiie un arquitecto murciano que había nacido en Olmo Viejo en el año 1750 y murió en 1810. Como arquitecto destacó en la arquitectura de fines de siglo, de transito al Neoclasicismo, alcanzando una notable calidad y pureza de dibujo. Tiene otras obras en la provincia, como son la iglesia de Higueraela y Carcelén y la Capilla de la Comunión de Chinchilla.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Deja una respuesta