Alcalá del Júcar

La Iglesia de Alcalá del Júcar

La iglesia de Alcalá del Júcar
La comunidad rural medieval estaba íntimamente vinculada a la parroquia, por lo que se puede deducir que desde el primer momento de la estabilización del dominio cristiano existió un lugar para el culto: la iglesia parroquial. Las nuevas poblaciones cristianas necesitaban para el ri­to las construcciones de templos, que debieron de ser humildes necesariamente dada la escasez de medios económicos de los que se disponía en un principio.
La iglesia de Alcalá del Júcar en el entorno rural
Como es lógico pensar, y en cuanto a la documentación existente, nada podemos aven­turar sobre la primera iglesia con la que debió contar nuestro pueblo tras la invasión cristiana, ya que la ausencia de información en lo referente a este punto es total.
Tras la conquista, el pueblo se ubicó, según las crónicas, en la zona alta de la peña, jun­to al castillo, por lo que las primeras referencias nos llevan a aquel lugar. En cuanto a este em­plazamiento, es en las Relaciones Topográficas de Felipe II (1579), donde se dice que “…esta Vi­lla tiene vn castillo grande el qual esta fundado sobre vna peña muy alta (…)yjunto al dicho castillo en la dicha peña ay vn espagio de tierra como vna plaza grande donde antiguamente bibia el dicho pueblo e agora no ay mas de los gimientos e la yglesia…”. En realidad, esta primitiva iglesia, que estaba bajo “…el Nombre de las benditas animas…” ya no funcionaba en tiempos de FelipeII ya que, a principio de ese mismo siglo, se había incendiado[1] motivo por el cual se consiguió permiso “del Sumo Pontífice” para edificar un nuevo templo sobre la “Hermita de Santa Quiteria, en una punta de piedra que sirve de falda al peñón de dicho castillo la que vate las aguas, del citado Rio Jucar. Este permiso se obtuvo en tomo al año de 1525 y aunque ignoramos el motivo por el cual fue elegido San Andrés como nuevo patrón de la iglesia el caso es que, desde muy pronto, entre sus tesoros se encontraba “Un relicario con la reliquia de Señor San Andrés Apóstol, con su cinta y su autentica de Roma”[2].
En cuanto a este nuevo templo parroquial, que es la actual iglesia de San Andrés Após­tol, podemos decir que se levanta en la calle del Pósito, coronando el alto de una empinada calle, la Cuesta Hondonera. Como bien especifican las crónicas, distaba 22 leguas de la ciudad de Murcia, lugar donde residía el Obispo de Cartagena.
La iglesia de San Andrés de Alcalá del Júcar
En lo referente a su arquitectura, la iglesia alcalaeña es sólida, de bastante mérito y en su construcción se han empleado sillares gruesos, con lo cual se consigue que los muros sean ro­bustos. Tiene dos puertas de entrada formadas por arcos de medio punto. La principal da a la Cuesta Hondonera y la otra a la ya mencionada calle del Pósito. A la salida de la puerta principal se halla el pretil, que es una pequeña explanada con bancos y una pequeña fuente.
El templo tiene planta de cruz latina, es decir, formada por una nave central y un cruce­ro, siendo su cabecera plana. Las naves que forman la iglesia están cubiertas con bóvedas de ca­ñón, es decir, de sección semicircular. Estas bóvedas de cañón, se construyen con series de arcos de medio punto, pero el gran peso de la bóveda y su carácter macizo, requiere unos reforzamien­tos internos y otros externos. Los refuerzos internos están formados por arcos transversales que en arquitectura se denominan arcos fajones, los cuales se prolongan hasta el suelo a modo de co­lumnas semicilíndricas adosadas a la pared. Los refuerzos externos, están formados por muros gruesos y los denominados contrafuertes, que son unos machones salientes en el paramento del muro.
 


[1] Sobre las ruinas de esta antigua iglesia, sita en el castillo, se edificó posteriormente la ermita de San Blas.

[2] Listado de propiedades de la parroquia de Alcalá del Júcar en 1769.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Compartir

One thought on “La Iglesia de Alcalá del Júcar

Deja una respuesta