Alcalá del Júcar

Etiqueta: Plaza de toros de Alcalá del Júcar

EL FESTIVALACO “I FESTIVAL DEL HUMOR DE ALCALÁ DEL JÚCAR

EL FESTIVALACO “I FESTIVAL DEL HUMOR DE ALCALÁ DEL JÚCAR

El festivalaco en Alcala del Jucar 28 y 29
El festivalaco en Alcala del Jucar 28 y 29

Los próximos días 28 y 29 de julio tendrá lugar en Alcalá del Júcar el Festivalaco,“I FESTIVAL DEL HUMOR DE ALCALÁ DEL JÚCAR
Los pases de películas serán en los espacios naturales de la plaza de toros y La Playeta.
La presentación del Acto, el día 28,  correrá a cargo del actor, dramaturgo, tenor y cómico JUANMA CIFUENTES ( de la serie “La que se avecina y Gym Tony”), a continuación se dará una Cata de Vinos ofrecida por la D.O Manchuela, después se proyectara la película “ES POR TU BIEN”, todo ello en el marco incomparable de la Plaza de Toros.
Si queréis asistir, imprimir la invitación de abajo.
invitación al festivalaco de Alcala del Jucar
Invitación al festivalaco de Alcala del Jucar

las invitaciones las podéis fotocopiar y dárselas a todos vuestros conocidos.
Este es un acto organizado por La Asociación de Turismo junto con el Ayuntamiento de Alcalá del Júcar y la empresa que lleva la Filmoteca de Albacete .
https://www.casarurallabodeguilla.com
 
 

Exposición fotográfica en el Castillo de Alcalá del Júcar

Exposición fotográfica en el Castillo de Alcalá del Júcar.
Exposiciópn: “Arbórea”
El próximo sabado día 12 de abril, a las 13:00, tendrá lugar se  la exposición de fotografía de la Asociación de Fotografía de Albacete,  en el Castillo de Alcalá del Júcar.
La exposición estará dese el 12 al 18 de Abril.
El horario de visitas es de 11 a 14 y 16,30 a 18, 30.
Organiza  La “ASOCIACIÓN DE TURISMO RURAL DE LA MANCHUELA”

SINOPSIS EXPOSICIÓN “ARBOREA”

Desde el año 2001, fecha de creación de la primera Asociación Fotográfica de

Albacete, AFA, nuestro objetivo ha sido la promoción de la fotografía como un arte, en

todas las actividades realizadas por nuestra Asociación. Así, numerosas exposiciones

colectivas e individuales de nuestros asociados, avalan el trabajo realizado, con gran prestigio

 y calidad reconocida por parte de las diferentes entidades y administraciones que han

colaborado en poder realizar nuestra afición, que para muchos de nosotros es pasión.

“ARBÓREA”, es el fruto de un exhaustivo trabajo que desde hace tiempo demandamos desde

nuestro colectivo. Queremos ofrecer un merecido homenaje a ese observador del paso

del tiempo, estático, sufridor y no ajeno a las actuaciones de otros seres vivos, los ÁRBOLES.

La exposición consta de una colección de fotografías en tamaño de 60×40 cm, en la

que cada fotógrafo, mostrará con sus imágenes la visión artística de ese compañero

habitual en nuestra vida cotidiana y que por un tiempo, deseamos que sea el verdadero

protagonista.

 

Exposicion en Alcalá del Júcar
Exposicion en Alcalá del Júcar

 

AUTOR: Marta Herreros Cifuentes

La singular plaza de Alcalá del Júcar

Nuestra singular plaza de toros data de principios del siglo pasado, tiene una capacidad de unas 2000 personas, todas sentadas en la gradería rocosa esculpida en la montaña.

Plaza de toros de Alcalá del Júcar
Plaza de toros de Alcalá del Júcar

Su forma ovalada es única en un recinto taurino, no dispone de barrera, simplemente hay unos burladeros repartidos por el circulo que sirve de defensa de los toreros ante la embestidad de los toros, estos dan directamente al graderío.
El torero mas famoso que ha venido a Alcalá del Júcar, fue el legendario Juan Belmonte. Actualmente se celebran novilladas para la promoción de los novilleros principiantes, así como espectaculos musicales y de todo tipo, principalmente en el mes de Agosto, coincidiendo con las fiestas locales.
Actualmente la asociación de turismo programa visitas guiadas para dar a conocer este interesante monumento local.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Políptico de Alcalá del Júcar

Políptico de Alcalá del Júcar.
Un Políptico (/ˈpɒlɪptɪk// POL– ip-tik; Griego: polu – “muchos” y ptychē “plegar”) generalmente se refiere a una pintura (generalmente pintura panel) que está dividida en secciones, o paneles. La terminología que sigue es de relevancia para el número de paneles integrados en una obra particular: “díptico” describe una obra de arte de dos partes; “tríptico” describe una obra de tres partes; tetraptych o quadriptych describe 4 partes; pentaptych describe 5 partes; hexaptych describe 6 piezas; heptaptych describe 7 partes; y octaptych es el término usado para una obra de arte ocho partes o panel de ocho.
Aquí os mostramos un Heptaptych  (Políptico de 7 partes) de Alcalá del Júcar Nocturno que siempre resulta muy pictórico y expresivo.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Los Estrechillos de Alcalá del Júcar

Los Estrechillos en Alcalá del Júcar.
Los estrechillos son unas pequeñas calles perpendiculares a otras dos calles mas grandes por las que solamente puede andar una persona, y que servian para atajar y no dar toda la vuelta ala manzana, a la vez que en época de lluvia también hacen las veces de desagüe de las calles superiores.

Los estrechillos en Alcalá del Júcar
Los estrechillos en Alcalá del Júcar

Las calles de Alcalá del Júcar son rectas y de no mucha anchura; se cortan oblicuamente y reú­nen las condiciones necesarias para dar salida a las aguas de lluvia. Dos son las principales: la calle Nueva y la Cuesta Hondonera. La primera va desde la Iglesia a la calle del Molino y es una de las pocas que están, más o menos, horizontales. La segunda va desde la Iglesia hasta el puente romano; esta calle, que es la de mayor grado de inclinación de todo el pueblo, fue recubierta de cemento hace algunos años con el fin de que los coches pudieran bajar por ella, con lo cual per­dió gran parte de la belleza que adornaba a tal calle, aunque en la actualidad ha recobrado su primitivo aspecto, con lo que se ha dado un gran paso en el embellecimiento del pueblo.
Para Sebastián de Miñano (1826), las calles de Alcalá eran “…tan estrechas y pendien­tes, que con gran dificultad pasa un carruage por la mas ancha, y lo mismo sucede con los caminos de avenida al puente, que por descuido están intransitables; siendo asi que antes uno de ellos, conocido con el nombre de Puerto Seco, era el pasage y crucero de comercio de Requena y de otras villas.”
https://www.casarurallabodeguilla.com

Festividad de San Antón en Alcalá del Júcar

San Antón en Alcalá del Júcar.
Su conmemoración tiene lugar el 17 de Enero. Hasta hace algunas dé­cadas, el vecindario acostumbraba a mantener diariamente y de forma mancomunada a un cerdo que recorría tranquilamente las calles de las aldeas, libre y sin trabas ni encierros, y que el día de la onomástica del santo era subastado junto a otros presentes donados por las gentes del pueblo. Se ha dado el caso varias veces que una vez que alguien se hace con el cerdo vuelve a ofrecerlo para otra nueva subasta. Tal era, lo que a nosotros ha llegado con el nombre de “Gorrino de San Antón”. Antaño, se elaboraba el llamado pan bendito y que era repartido a la puerta de la Iglesia, tanto para las personas como para los animales. Por la noche, como no, la inevitable hoguera ala puerta de la Iglesia donde se asaban patatas, longanizas, careta, etc.

San Anton en Alcala del Jucar
San Anton en Alcala del Jucar

Este santo es el patrón de los animales pero debido a la industrialización del campo y la consiguiente desaparición de los animales de carga, esta fiesta está desapareciendo de forma alarmante. A ello hay que añadir que, como San Isidro, santo eminentemente agrícola, va adqui­riendo mayor relevancia, muchos de los actos que antaño se celebraban en honor de San Antonio Abad, hoy se realizan para venerar a San Isidro. Actualmente se limita a la tradicional procesión y la bendición de los animales. Antiguamente, y si pese a la bendición de tumo, algún animal se ponía enfermo, lo mejor era recurrir a los profesionales; por los archivos del siglo XVII pertene­cientes a la Inquisición, conocemos los casos de Francisco Valera y Martín González, ambos ve­cinos de Valdeganga que, aunque sanaban a toda clase de animales, estaban especializados en cerdos, para lo cual les ponían tan solo una cédula al cuello en los que estaban escritas palabras de Salmos.

Las casas de Alcalá del Júcar

Las aldeas, al estar en un terreno llano, no pueden construir sus viviendas en la pared rocosa y han recurrido a otro tipo de construcción como es la pared de piedra y yeso siendo, pos­teriormente enjalbegadas. No obstante, hay otro tipo de construcción tan tradicional como este, que se denomina encofrado; este era un sistema de construcción que se caracterizaba por un bas­tidor de madera que servía de molde y que estaba destinado a contener el hormigón o el mortero hasta su total fraguado, momento en el cual se quitaba dicho bastidor y quedaba construido el muro. La pared presenta así un aspecto de fabricación en bloques, siendo posteriormente enlucida. La plaza de toros de nuestro pueblo es un magnífico ejemplo de este sistema de construcción.
Casas rurales en Alcala del Jucar
 
 
En cuanto a la casa típica, son muy diferentes las viviendas del pueblo en comparación con las que se encuentran en las aldeas. Las de estas últimas solían construirse de mampostería, es decir, con piedra y barro, estando enjalbegada la fachada. El interior de las casas era revocado de yeso y, posteriormente, encalado. La madera se usaba poco, limitándose ésta a las vigas del techo, así como a las puertas y ventanas en cuanto a estas, las puertas solían ser de dos hojas, estando fabricadas ambas en madera de pino y estilo antiguo. Por su parte, el tejado es a dos aguas, siendo de teja árabe y con un pequeño desnivel para despedir las aguas. Posee dos pisos, estando dedicada la planta baja a vivienda y la superior a cámaras, lugar donde se emplaza el pa­jar, las trojes para almacenar él grano, etc. Desde la calle se entra directamente al patio, lugar al que suelen dar las demás dependencias de la casa, a! excepción de los dormitorios. Las zonas principales de una casa suelen ser.
Patio: habitualmente es rectangular y con algún árbol, por lo general una higuera, aun que tampoco es extraña la parra; asimismo, contaba con un pozo o aljibe. También suele encontrarse allí el porche, en el cual se guardan los aperos. Un porta grande comunica el patio con la calle.
Cocina: también llamada “cocinilla” en nuestra zona. Solía hacerse la vida allí, ya que se guisaba y comía en ella. Solía haber chimenea de campana, quemándose en ella leña de pino, sarmientos, encina, olmo, romeros, etc.
casa Alcala del Jucar
 
Comedor: acostumbraba a llamársele “la casa” y formaba la parte noble de la vivienda ya que, como hemos dicho, el comedor propiamente dicho era la cocinilla. El sue­lo solía ser de cemento o ladrillo y tan solo se comía en él cuando era comida de cumplido.
Corral: Suele estar en la parte posterior de la casa, y en él están los gallineros y las ca­cheras, estando comunicada también con él la cuadra; a esta última se accede di­rectamente desde el patio.
Como ya hemos dicho, esta sería la casa típica alcalaeña, y aún de toda la comarca, pero la progresiva modernización ha hecho que encontrar hoy en día una casa con estas características resulte casi imposible ya que, o se han reformado las preexistentes, o han sido hundidas para re­hacerlas de nuevo.
En la casa rural La Bodeguilla hemos utilizado solamente materiales nobles como el barro, la cal para las paredes, madera y forja, puedes ver fotos en https://www.casarurallabodeguilla.com

Plaza de toros de Alcalá del Júcar

Alcalá del Júcar cuenta con una de las más originales plazas de toros que se hayan cons­truido jamás. Sobre su construcción no se sabe gran cosa aunque esta plaza cuenta, según algu­nos, con más de 200 años estando considerada por muchos autores como una de las más antiguas de España. Antes de levantarse la plaza, allí había una era para trillar enclavada en la roca y, con anterioridad, la ermita de San Pedro[1].
plaza de toros de Alcala del Jucar
Pese a esta supuesta antigüedad, por nuestra parte no creemos que sea anterior a la se­gunda mitad del siglo pasado. Si bien no es concluyente el hecho de que no aparezca en la obra de Sánchez de Neira (1879)[2], el cual también deja sin nombrar muchas otras cuya existencia está demostrada, ya es más extraño el que tampoco aparezca en la de Guerrita (Í896)[3], el cual hace un meritorio censo de las existentes en su época, cuando sabemos que ya existía el coso de nues­tro pueblo; tal vez, ello se deba al lamentable estado en el que ya se encontraba Tampoco apare­ce en el mapa de Hierros y Divisas de Ganaderías Bravas, realizado por E. Galle alrededor del año 1900.    …
Según algunas publicaciones, la plaza se construyó en 1902, pero según la memoria de algunos ancianos, lo que realmente se hizo en aquellas fechas fue una reconstrucción, ya que la plaza ya existía con anterioridad, pero ante el ruinoso estado que ésta presentaba, el ayuntamien­to la ofreció a los albañiles y carpinteros del pueblo a cambio de su restauración. Estos restaura­dores fueron los hermanos Motilla Camón (Juan José y Alberto), Alonsillo y, también, Diego Villanueva “el de Rufino”; estos cuatro eran albañiles, a los cuales hay que agregar al carpintero
Bartolillo Muñera[4] y al tejedor Gregorio García “el de la Isabelana”. Se añadía, completando el grupo, Peñas, el “Alpargatero” y Faustino García “el Oficialete”, también llamado “el de la Mortera”. Entre los nueve la rehicieron tal y como se nos muestra hoy en día; al parecer, en la novi­llada de inauguración perdieron cerca de mil reales. Quizás, esta reconstrucción, es lo que induce a Ortíz Blasco y J.L. Maeso a dar erróneamente el año de 1912 como fecha de su construcción.


[1] La referencia de una era sobre la cual se asienta la actual plaza de toros, está recogida de otros.autores, sin embar­go, desconocemos el origen de tal información, ya que ninguna obra consultada lo corrobora; tampoco los testimo­nios recogidos entre algunos ancianos guardan recuerdo de ello.
[2] Sánchez de Neira, J.: El Toro. Gran Diccionario de Tauromaquia-, Madrid; 1879; Editado por la Imprenta y Li­brería de Miguel Guijarro.
[3] Gandullo, L. y López de Saa, L.: La Tauromaquia, Madrid; 1896; Mariano Núñez Samper editor. Esta obra estu­vo bajo la dirección técnica del matador Rafael Guerra “Guerrita”.

[4] Por desgracia, recientemente Meció Mauricio Muñera, hijo de Bartolomé Minera, uno de los restauradores de la plaza y que alguna vez nos comentó cómo, a principios de siglo, tenia que llevar todos los días, pese a su corta edad, el almuerzo a su padre, el cual estaba en la obra del coso taurino.
33                Hasta hace algunos años, el espectáculo de variedades solía representarse la misma noche de la corrida.
34                Aquella peña de nuestros vecinos llegó a ser tan fuerte, que incluso llegaron a poner un toldo en su tendido.
En alguna fuente hemos hallado el dato erróneo de que es monumento nacional, motivo por el cual no estaría permitida la remodelación exterior, pese a ello, en el interior se llevaron a cabo las obras pertinentes para ampliar el ruedo, que ahora mide 40 mts. de diámetro; también se quitó la barrera y se subió la contrabarrera
La portada está realizada a base de sillares y el resto, hasta nivelar el punto más alto, es manipostería trabada con mortero de cal. A partir de ahí, se usa el alzado de tapial calicastrado. También aparece el uso de cadenas (bloques escuadrados) para unir dos lienzos convergentes. Por su parte, las gradas están esculpidas en la roca y los muros son de adobe, habiéndose utiliza­do, además, el barro, la grava y el ladrillo. La disposición de todos estos materiales hace parecer que los muros estén hechos para soportar un tobogán. En cuanto a su forma, esta plaza no es cuadrada ni redonda, es ovalada y desde arriba recuerda una lucerna paleocristiana.

En cuanto a su distribución interior, la plaza tiene dos puertas para el servicio publico que dan acceso a las localidades de sol y sombra y otra principal, por donde efectúan su entrada los toreros. Tiene también un corral y los respectivos chiqueros, aunque no cuenta con cuadras, por lo cual, los caballos tanto de rejoneadores como de arrastre de toros han de quedarse en la ca­lle hasta su entrada en la plaza. A la parte izquierda de la puerta principal, existe un pequeño es­cenario en el cual, y durante el verano, actúan algunas compañías de teatro y otras variedades. Tiene un aforo para 2.200 espectadores.
El día 8 de Agosto hay un tradicional “encierro” de las reses que se lidiarán el día 10. Este encierro, tras unos años en que los toros eran llevados encajonados hasta la misma puerta de la plaza, ha vuelto a recuperar el habitual sabor popular al soltar los novillos en la explanada y subir estos, sueltos, hasta la plaza de toros. Últimamente, los novillos salen desde el frontón haciendo, de este modo, el encierro más largo. Pero es sin duda el día 10, festividad de San Lo­renzo, cuando la plaza de toros se convierte en protagonista de las fiestas ya que, alrededor de las 6’30 de la tarde, tiene lugar la tradicional novillada sin picadores, donde serán lidiados cuatro novillos. Por la noche del día siguiente33, tendrá lugar en el teatro de esta misma plaza un espec­táculo de variedades, contando además con la presencia de algún artista de renombre que dé realce a la función.
Desde hace ya bastantes años, y tras el festejo, los mozos de la aldea de las Casas del Cerro iban a la Punta de la Tabla y se daban, vestidos, un baño. Este pequeña broma, se ha veni­do repitiendo año tras año uniéndose, además, los jóvenes del pueblo y de otras aldeas, por lo que este baño en la playeta se ha convertido en una costumbre más.
Otra inveterada costumbre tiene que ver con el pueblo de Casas Ibañez ya que, gran par­te del aforo, era ocupado por vecinos de este pueblo, los cuales tenían una gran afición34. Por en­
tonces, la plaza era regada con cubos y los ibañeses,-quizás por-el-calor,-demandaban asiduamente que al grito de ¡agua! ¡agua!, los mojaran. Ni que decir tiene que los encargados del riego no se hacían de rogar y, a fuerza de repetirlo un año sí y otro también, esto quedó como tradicio­nal; el que iba a aquella parte del tendido sabía ya, de antemano, que acabaría empapado. Hoy en día, ya no existe la gran peña ibañense ni se riega con cubos, pero aquella costumbre ha ido evolucionando hasta nuestros días y, el que va al sol, sabe que acabará regado.
También es tradicional el asistir a la plaza con el jamón y la garrafa del vino.
Como plaza de pueblo que es, no deberíamos esperar la actuación de grandes matadores en su ruedo, sin embargo, y aunque se cuentan con los dedos de una mano, son de destacar algu­nos espadas que, con el tiempo, han llegado a alcanzar cierto renombre, destacando entre todos ellos, según algunos ancianos, a uno de los mayores maestros de todos los tiempos como fue Juan Belmonte aunque, eso sí, cuando solo contaba con doce años. El primer cartel de toros al que hemos tenido acceso, lleva fecha de 10 de agosto de 1905; la feria de aquél año se anunció con gran pompa ya que “Con motivo de la Feria de este pueblo, la Empresa que tiene á su car­go las corridas, no omitiendo gasto ni sacrificio alguno, ha adquirido SEIS BRAVOS NOVI­LLOS-TOROS, de la acreditada ganadería de Don Francisco González Traperos. A la vez ha contratado al valiente novillero MANUEL ALCOBA, Alcobita, que tantos aplausos viene co­sechando en todas las plazas donde se ha presentado”. Ni que decir tiene que “Una brillante Banda de Música amenizará las corridas”. Y dice bien, porque en aquél año se celebró otra co­rrida el día siguiente, 11 de agosto. Como nota curiosa, decir que el siguiente cartel conservado, lleva fecha de 10 de agosto de 1907 y por él nos enteramos que la corrida de dicho año fue “A beneficio de los pobres de esta Villa”.

Bibliografía: Alcalá del Júcar (José Luis Valiente Pelayo)
https://www.casarurallabodeguilla.com