Alcalá del Júcar

Etiqueta: El camino Real

El esparto en Alcalá del Júcar

El esparto en Alcalá del Júcar.
Aprovechando que en estos días se puede visitar una exposición sobre el esparto en La casa de la cultura José Saramago en Albacete, recordamos un poco de historia de lo que represento el esparto en nuestra localidad.

Esparto y Catillo de Alcalá del Júcar
Esparto y Catillo de Alcalá del Júcar

Con toda seguridad, fue uno de los quehaceres más importantes que tenían los agricultores de tiempos pasados. El trabajo del esparto se transmitía de forma directa de padres a hijos, aunque actualmente se pierde de forma irremediable. Los niños empeza­ban a trabajarlo desde pequeños por obligación; comenzaban haciendo “cordel” y, a medida que crecían, aprendían técnicas más complejas. A excepción de los pastores, el trabajo del esparto iba ligado a la noche, por lo que, desde la pubertad, los hombres tra­bajaban en el campo, y por la noche ayudaban a elaborar piezas de esparto. Como ya hemos dicho anteriormente, la “pleita”, poco rentable, era solo una ayuda para el jornal de los agricultores que la trenzaban en sus largas horas de noche, para uso propio o en­cargos muy determinados. Las piezas elaboradas para autoabastecimiento eran muy va­riadas, destacando las espuertas, serones, baleos, esteras, etc….todo en pleita. Como no­ta curiosa hemos de decir que, pese a ser el esparto un elemento importante en la eco­nomía de los alcalaeños, su recogida estaba prohibida, ya que el ayuntamiento como dueño de las tierras públicas, vendía el producto a mayoristas. Pese a esta ilegalidad, ninguna casa podía pasar sin el esparto.
“Alcalá del Júcar” de José Luís Valiente Pelayo
https://www.casarurallabodeguilla.com


Tolosa, aldea ribereña del Júcar

Tolosa, aldea ribereña del Júcar.
A unos 5 kms.  al este de Alcalá del Júcar, Se encuentra Tolosa, la única aldea ribereña del Júcar.

Tolosa
Tolosa

Tiene por patrón San Roque, y el 16 de agosto se celebra una misa y procesión, así como unos castillos artificiales muy espectaculares por el entorno del embalse en el que se realizan.
En cuanto a sus antecedentes históricos,  de 1750 es una lista donde se recogen los batanes de Alcalá, los cuales están en propie­dad de la familia Tolosa, por lo que la fundación de la aldea debió ser ligeramente posterior a es­ta fecha.
El rio Júcar marcha a la aldea de Tolosa, situada a la iz­quierda, en la que hay otro puente, para continuar al Puntal de las Rochas, situado a 7 kms. del pueblo y que antiguamente eran unos batanes. Corre el río hacia Don Benito, que está situado a la izquierda, facilitando el paso otro puente. Pasa después el río por otra central eléctrica llamada Tranco del Lobo. Al corto espacio, por la angostura del terreno, se interrumpen las huertas y solo antes de tocar en la Villa de Ves, se cultivan las rinconadas del Moral y Fuente de la Canaleja, a las que siguen el Embalse del Molinar. La Villa de Ves ocupa la cima de un peñón que se levanta én la izquierda del río. Todo este tránsito es notable por su escabrosidad y la elevación de los pe­ñascos que encajonan el río y no permiten paso alguno: la rinconada de Don Sancho y de Jábega, pequeños espacios cultivados a la izquierda del río, se hallan ya casi en el límite de la provincia de Valencia.
“Alcalá del Júcar” de José Luís Valiente Pelayo
https://www.casarurallabodeguilla.com
 

Rincones de Alcalá del Júcar-Calle San Lorenzo

Rincones de Alcalá del Júcar-Calle San Lorenzo, vista de La rosa del Azafrán.

Calle San Lorenzo
Calle San Lorenzo

Calle de San Lorenzo
y no hay dos
por ser patrón
de un pueblo que tiene al santo
en tan alto escalafón
que en Alcalá todos dicen que es San Lorenzo quien la fundó.
Aun teniendo ermita
y a San Andrés como competidor
San Lorenzo tiene la suerte de ser por encima de todo
un santo con la categoría de patrón.
Al pasar por la calle de San Lorenzo
camino de otra calle
para así seguir mi ascensión
creí oír
desde el fondo de una habitación
vente conmigo y deja todo aquello que te une a este mundo traidor
tan en manos
de aquellos a los que Jesucristo del templo arrojó.
Autor: José Vte. Navarro Rubio
https://www.casarurallabodeguilla.com

El Bolinche Manazas en Alcalá del Júcar

“El Bolinche Manazas”.
Separada del peñón por un precipicio, hay una pequeña muela llamada el “Bolinche Manazas”.

El bolinche Manazas
El bolinche Manazas

La tradición oral de Alcalá del Júcar dice que esta se encuentra hueca y que antiguamente la usaban los que habitaban el castillo para subir agua del río. Esto ya era recogido por Tomás López en el si­glo XVIII, al decir que en esta peña se encuentra “…una mina que en su construcción primitiva no deja ya señales que fue echa artificialmente por la deboracion que en ella a hecho el salitre de que abunda todo este pais, pero se viene en conocimiento de su tendencia y positura que es­ta sirvió en su primitivo ser de conducto seguro para subir las aguas del Jucar y otros emolu­mentos que necesitasen los que ocupavan y guarnecían dicho Castillo….”. No obstante, en el Bolinche, actualmente solo se pueden apreciar cuevas artificiales que fueron dedicadas, hasta no hace muchas décadas, a palomares.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Alcalá del Júcar en 25 escapadas para viajar con niños

Turismo castilla lamancha ha editado una guia en forma de cuento en la que realta 25 escapadas para viajar con niños en Castilla La Mancha.

Piraguas en el río Júcar
Piraguas en el río Júcar

Uno de los pueblos seleccionados es Alcalá del Júcar, con el título “A golpe de pedal” describe un poco lo que podemos encontrar en la escapada a Alcalá del Júcar.
Alcalá del Júcar es uno de los pueblos más espectaculares y pintorescos de la provincia de Albacete; su situación y el excepcional paisaje que forma la Hoz del Júcar, hacen que en cuanto aparece ante nuestros ojos, sintamos la necesidad de detener la marcha para poder contemplarlo en toda su grandiosidad. Sus casas de arquitectura popular, excavadas en la roca, se adaptan al terreno en calles estrechas y empinadas, trepando hacia el Castillo que se asoma a la hoz que forma a sus pies el río.
Escapada a Alcala del Jucar
Escapada a Alcala del Jucar

Esta localidad está incluida en la Ruta 25 escapadas para viajar con niños con las que los más pequeños de la casa podrán divertirse y gozar de experiencias extraordinarias en lugares que a sus ojos resultarán mágicos. Descárgate aquí la Guía de 25 Escapadas con niños y acompáñanos a descubrirlas.
Visitas esenciales
El Castillo, la Iglesia de San Andrés, la Plaza de Toros, las Cuevas de Masgó, las Cuevas del Diablo, las Cuevas de Garadén, San Lorenzo, Tolosa.
Puedes descargar la guía completa desde aquí
https://www.casarurallabodeguilla.com

Desde la mirada de la Reina Zulema de Alcalá del Júcar

Hay una Leyenda sobre la Princesa Zulema y el Castillo de Alcalá del Júcar en la que se dice que habia un Rey moro, llamado el Rey Garadén, que suspiraba por el amor de una princesa cristiana, Zulema.

La mirada de La princesa Zulema
La mirada de La princesa Zulema

Se cuenta que este Rey moro retuvo contra su voluntad a la princesa Zulema para hacerle renegar de su fé y así poderse casar con ella. La princesa Zulema decidió escapar del rey Moro arrojandose desde lo alto del castillo gritando: “Cristiana yo, o a la tumba fria”.
Hay una segunda leyenda en la que se dice que zulema era una Reina mora que escapó del Rey Garaden con un caballero Cristiano.

Yo me era mora Moraima
morilla de un bel catar.
Cristiano vino a mi puerta
cuitada, por me engañar:
hablóme en algarabía
como quien la sabe hablar:
«ábrasme las puertas, mora,
sí, Alá te guarde de mal.»

https://www.casarurallabodeguilla.com

Fiestas de San Fulgencio y La Candelaria en Alcalá del Júcar

“Detente varón, que el primero es San Antón, detente necio, que el primero es San Fulgencio”
Como San Antón se celebraba el día anterior a San Fulgencio que tambien era festivo en Alcalá del Júcar, para evitar confusiones se hechaba mano al refranero local que explicaba lo anteriormente descrito: “Detente varón, que el primero es San Antón, detente necio, que el primero es San Fulgencio”.
Para la festividad de San Fulgencio es muy corriente hacer, o comprar, los dulces de boniato, que son una especie de empanadillas pequeñas de pasta con sabor anisado y  rellenos  con el clásico boniato de toda la vida y otros  tambien con una  crema  de calabaza.

Dulces de boniato
Dulces de boniato

San Fulgencio se celebra el 16 de enero y la Candelaria el 2 de febrero. Como suele ser tradicion en estas fiestas se suelen  hacer hogeras concentrando la fiesta alrededor de ellas.
Tambien tenia lugar antiguamente la confección de las tradicionales “majas”, tam­bién llamadas “hachos”. Para confeccionarlas, se hace un mazo con esparto seco y cada cierto trecho se le rodea con una jareta de esparto verde. Del último trozo salía una cuerda para poder asir la “maja”, aunque, otros, preferían trenzar esta parte final, formando así la cuerda de la que se asirá la “maja” y, una vez que se le había pegado fuego a la punta, salir corriendo por la aldea a la vez que se le hacía dar vueltas. Hay que decir que la confección de “majas” requería una cierta habilidad por parte del constructor, pues existía la posibilidad de que si ésta no se había hecho correctamente, al comenzar a girarla se deshiciera.
Http://www.casarurallabodeguilla.com

Los caminos en Alcalá del Júcar

Los caminos de Alcalá del Júcar.
Incrustado nuestro pueblo en un estrecho valle fluvial, difícilmente podía estar inmerso en una gran red viaria, no obstante, tampoco hay que interpretar esto como que nuestro pueblo está casi arrinconado en una geografía hostil e incomunicado del resto del mundo. Partiendo de la idea de que los primeros caminos fueron los naturales, el esquema de la hipotética red de ca­minos no diferiría apenas de las redes posteriores que han acabado llegando a nuestros días, bien entendido que, aquí, nos referimos a las vías que salen o llegan al pueblo y, por tanto, desesti­mando en este apartado los diferentes caminos que acceden a las distintas partidas del término municipal.

Los caminos de Alcalá del Júcar
Los caminos de Alcalá del Júcar

Por su parte, la comunicación con la zona litoral no se resuelve siguiendo el cauce del río, ya que presenta un trayecto tan encajado entre estrechas y profundas gargantas que resulta imposible utilizar sus riberas como camino de tránsito hacia la zona costera valenciana.
Desconocemos por donde se produciría el con­tacto con la zona Oeste (La Recueja, Jorquera, Abengibre, etc.); el hecho de que, tanto la necró­polis de La Era del Santo como el homo ibérico de La Casa Grande o el abrigo de Reiná se ubi­quen en la misma orilla del río, aventura a pensar que tal vez existió desde antiguo un camino que coincidiría con la actual carretera a La Recueja. Tampoco sería descabellado pensar que, po­siblemente, existiese ya en esa época lo que ha llegado a nosotros como “Camino de Jorquera”.
El camino que une Alborea con nuestro pueblo todavía existe aunque, lógicamente, hoy todo el mundo usa la carretera.
Otro camino de gran antigüedad es el que, partiendo desde Las Eras, se dirigía hacia Vi­lla de Ves, pasando junto al Ardal y, posteriormente, girar hacia el Sur, dejando a la izquierda el Corral de Tainá, siguiendo de esta forma el borde del cañón hasta llegar a la aludida villa.
Dentro de la antigua red de caminos, encontramos el de Requena a Alcalá del Júcar, por Casas de Ves, que nunca pasó de la categoría de herradura y que atravesaba el Cabriel junto a las Casas de Caballero, mediante puentes de troncos de los cuales no nos queda ningún vestigio. Es­te camino es el que, antiguamente, fue llamado “Camino Real”.
https://www.casarurallabodeguilla.com

El castillo de Alcalá vigia de la Hoz del Júcar

 

El Castillo de Alcalá del Júcar Vigia de la hoz del Júcar
El río Júcar corre por un lecho profundo abierto a través de los peñascos y laderas es­carpadas. Las aguas deí río, tomadas por medio de cinco presas, riegan la fértil aunque estrecha vega que, al igual que las de Jórquera y Villa de Ves, datan sin duda del tiempo de los árabes. Las cinco presas mencionadas anterior­mente están situadas en el pueblo de La Recueja (la superior), otra sobre el puente de Alcalá, y tres más abajo, en las huertas de Pardo y en los molinos de la aldea de Tolosa y Don Benito.
A la derecha del río, en .su parte superior y al Oeste de la población (a tres kilómetros), se encuentra la ermita de San Lorenzo: el sitio es delicioso; domina una gran porción de la pinto­resca ribera y, por él, desemboca en el Júcar la rambla de San Lorenzo, caudalosa en tiempo de lluvias, próxima a la cual hay una fuente de exquisita agua, y un pozo llamado Pocico Ochando, que antiguamente servía de abrevadero para los ganados, y que se halla en el camino que condu­ce a Villavaliente. También se encuentra a la derecha del río, la Casa del Cabezo, en suelo corta­do de regueros y barrancos, con un pozo que la surte de agua, y Los Pumarejos, qué son unos huertos abiertos entre quebraduras y vallejos, y que regados con el agua abundante de dos fuentes, crían buenos olmos y árboles frutales. Entre los manantiales, que podríamos adscribir a la vi­lla, destacan las denominadas “Fuentecillas”, las cuales se sitúan tras la peña, junto a las huertas de Santiago el de La Perola; también el Berrocal es famoso por sus aguas.
https://www.casarurallabodeguilla.com