alcala del jucar

Etiqueta: La isleta de Alcalá del Júcar

Ruta de senderismo Alcalá del Júcar-Tolosa en Otoño

Ruta de senderismo Alcalá del Júcar-Tolosa en Otoño

Alcalá del Júcar en otoño-2016
Alcalá del Júcar en otoño-2016

Otoños es una época ideal para hacer senderismo por la Ribera del Júcar y disfrutar de sus paisajes.
Proponemos una ruta de dificultad baja, 1 hora de duración, 5 kms. por caminos forestales y carretera, con un desnivel máximo de 53 mts.
ruta Alcalá del Júcar-Tolosa
ruta Alcalá del Júcar-Tolosa

Recorrido:
Salimos desde la Casa de cultura de Alcalá del Júcar dirección NE, continuamos por el Camino de la Vereda de Tolosa. Bifurcación, continuamos por el camino de la derecha, pasamos por unas cornisas rocosas, nos salen varios caminos a la izquierda que descienden hacia el rio.
Siempre andaremos de frente, dejando a la izquierda numerosos caminos, pasaremos por umbrías y ramblas hasta que a lo lejos dividaremos Tolosa.
Cruzamos por el puente del embalse de Tolosa para salir a la carretera, andaremos unos metros hacia la derecha hasta llegar a la aldea de Tolosa.
Alcalá del Júcar-Tolosa
Alcalá del Júcar-Tolosa

Podemos regresar por carretera o por otras rutas alternativas.
https://www.casarurallabodeguilla.com
 

100 Senderos en La Manchuela

100 Senderos en La Manchuela
Descargar la aplicacion

100 senderos de la Manchuela
100 senderos de la Manchuela

La aplicación “100 Senderos en La Manchuela” es una iniciativa de la Asociación de Turismo Rural de La Manchuela, con el apoyo de la Asociación para el Desarrollo de La Manchuela (CEDER La Manchuela) para potenciar esta comarca como destino turístico rural. La larga trayectoria de estas dos asociaciones, que llevan más de 20 años apoyando e impulsando el turismo y el patrimonio cultural y ambiental de esta comarca de Albacete, se plasma ahora, en un atractivo formato digital para móviles y tabletas, en 100 rutas básicas, para conocer a fondo La Manchuela, ya sea andando, corriendo, con bicicleta de montaña o en coche.
100 senderos de la Manchuela 2
100 senderos de la Manchuela 2

Además, esas 100 rutas atraviesan más de dos mil puntos de interés diferentes. Entre ellos, encontramos miradores y paisajes, árboles singulares, tollos y fuentes naturales, parajes mágicos, todo tipo de monumentos y construcciones tradicionales, museos, vestigios arqueológicos, castillos medievales, puentes romanos y hasta cuevas prehistóricas. En la app también se puede navegar a través de sus fiestas populares, sus tradiciones etnográficas y su gastronomía, así como encontrar una amplia variedad de actividades turísticas, ya sean de aventura y turismo activo, para la familia, con animales, acuáticas, o de relax.
100 senderos de la Manchuela 3
100 senderos de la Manchuela 3

Finalmente, aunque la comarca está cerca de Albacete capital y de otras zonas urbanas como Murcia, Valencia o Alicante, y se podría venir y volver en el día, lo suyo es aprovechar el viaje y hacer noche, o mejor varias noches. A esto también ayuda “100 Senderos en La Manchuela”, ya que incluye una amplia selección de alojamientos rurales, ya sean casas, hoteles, hostales, albergues, campings, cabañas o balnearios de los veinticinco municipios que componen La Manchuela. Y esta oferta en alojamiento se completa con la disponibilidad también en la app de una amplia selección y descripción de restaurantes, bares, de tapas y de copas, y tiendas de todo tipo, ya sean panaderías artesanas, carnicerías, etc.

NOVEDADES

– Posibilidad de descargar KML de las rutas
– Acceso a municipios desde Mapa de Comarca
– Correcciones menores
http://www.

Ramblas y barrancos en Alcalá del Júcar

Los barrancos y ramblas de Alcalá del Júcar.

Cañada de Dominguillo de Alcalá del Júcar
Cañada de Dominguillo de Alcalá del Júcar

 
Los distintos barrancos, cañadas, etc., que hay en el municipio y que en caso de lluvias to­rrenciales se comportan como verdaderos ríos, multiplicando el cauce del Júcar. Casi todos se si­túan en la parte Sur del término. Entre los más importantes, y de Oeste a Este, destacan:

* Arroyo de Abengibre: pese a llamarse así, viene desde la provincia de Cuenca. En Iniesta se junta el arroyo de su mismo nombre con el de la Granja, y una vez juntos, corre hasta Ledaña, donde este se junta con la Cañada del Carrascal, formando ya uno solo que se llama Ca­ñada del Cardeal y que tras pasar por Cenizate se junta con la Rambla del Villaideras (junto a Fuentealbilla) cambiando su nombre por el de Arroyo de Abengibre. Entra en el río por su iz­quierda, siendo el de más largo recorrido dé cuantos entran en el Júcar por nuestra comarca.
* Rambla de San Lorenzo: forma un enorme barranco al juntarse con la Rambla del Charco, la Rambla de Peñarrubia y la Cañada de la Gitana. Desde que se inicia cerca de la Casa de la Gobernadora hasta que desemboca en el Júcar, junto a la ermita, tiene un recorrido de casi 20 kms y aunque siempre está dentro de nuestro término municipal marca, prácticamente, la di­visoria entre nuestro pueblo y los términos de La Recueja, Alatoz y Carcelén.
Vallejo de la Madriguera del Rabote: se inicia a los pies del Corral de Perico Huerta, juntándose después con el Vallejo del Zoquete, el cual nace a los pies de Peñarrubia. Una vez juntos, pasan por entre la Casa de Piqueras y el Cerro Pelado para ir a desaguar al río.
Vallejo de la Noguera: afluye al río tras juntarse con la torrentera del Corral del Cabo y el Cañizo del Aguilucho.
* Barranco de la Cueva del Gorrino: se hermana con la Cañada de los Valles a los pies del Cerro del Cabezo y, tras fundirse con el Barranco de las Cañadillas, corre hacia el Júcar.
También son de destacar los barrancos de tipo más “casero” pero no por ello menos pe­ligrosos, tales como la Cañada de Dominguillo o el Barranco del Lobo.
Amén de estos temporales cauces, también habría que añadir para comprender las inun­daciones del río, todos aquellos desfiladeros, vaguadas, quebradas, etc, que pese a situarse en otros términos o provincias, vierten sus aguas al Júcar motivo por el cual se convierte, en deter­minadas époeas, en un río devastador.
Alcalá del Júcar de Jose Luis Valiente Pelayo
https://www.casarurallabodeguilla.com

El puente de Alcalá del Júcar

El puente de Alcalá del Júcar, al contrario de lo que cree la conciencia popular, no es de construcción romana. Ignoramos el número de puentes romanos que hubo en España, y aunque no lo son todos los que por antiguos se vienen llamando “romanos”, desde luego su cantidad de­bió de aproximarse a la existente a fines del siglo XIX.

El puente romano de Alcalá del Júcar
El puente romano de Alcalá del Júcar

 
Como normas muy elementales para desechar un puente como romano pueden adoptar­se, según A. Blanco Freijeiro, aquellos en que la calzada mide menos de 5 ó 6 mts. de ancho, o en que la calzada sube y baja formando un badén en su recorrido por el puente, en otros térmi­nos, lo que se llama un puente de lomo de asno (los puentes romanos deben tener calzada hori­zontal o muy poco alomada). Como vemos, nuestro puente reúne los dos requisitos. No obstante, buena muestra de lo difícil que resulta adscribir un puente a época romana es que, muchos espe­cialistas, no están de acuerdo con este autor. Existen, además, cantidad de ejemplos más modes­tos y es en ellos donde a veces se plantea el problema de su identidad romana, por cuanto la téc­nica constructiva se mantuvo sin variaciones hasta el siglo XVIII. Incluso puentes que hoy en día se dan por romanos, deberían ser puestos en entredicho.
La mención más antigua sobre un puente en nuestro pueblo que hemos podido hallar es la que aparece en las Relaciones Topográficas, al decirse que “tiene esta Villa en el dicho rrio un puente decaí y canto de gincoarcadas muy rrica y bien edificada y es la mejor puente que tiene el dicho rrio de Xucar aunque desde el siglo XIV hay menciones indicando que se en­contraba en este paso una de las aduanas que servían como frontera con el reino de Aragón.
En cuanto a nuestro puente, este es de sillería y consta de cuatro ojos, bajo los cuales corren raudas las aguas del río. Su longitud no es muy grande, ni siquiera importante; la gran luz de sus arcos provoca problemas que sus constructores resolvieron recu­rriendo a arcos levemente elípticos, que amplían su alcance horizontal sin requerir más altura. Pero el mayor problema, y que no pudieron resolver, fue el de la rigidez física de su estructura. La piedra no admite apenas flexibilidad y ello obliga a que los arcos sean sólidos, indeformables y no excesivamente abiertos para poder resistir cualquier peso. Por eso, el puente de Alcalá del Júcar es macizo de estructura.
En la mitad del puente, se hallaba la llamada “Cruz del Puente”, realizada en piedra y derribada durante la última contienda; tras la confrontación bélica se construyó algo parecido a una flecha, llamada “Cruz de la Victoria” y construida para conmemorar el triunfó franquista en la Guerra Civil. Bajo esta cruz, hay situada una lápida que nos fecha la construcción de esta pa­sarela en el año 1771; en esta losa todavía subsiste una inscripción en cuyas cinco líneas se de­clara:
ESTE PASO ES DE
EL AÑO DE 1771 A 27 DE MARZO QUE SE REMA­TO
EL PUENTE
Una de las primeras menciones que ha llegado a nuestras manos referente al puente ac­tual, data de 1786, al decirse que la villa “„.tiene sobre dicho Rio un puente famoso de piedra de sillería con seis ojos, quatro de ellos para su desguazadero y dos pequeños para repartir las aguas para el eredamiento por ambos lados y paradas de molinos que riegan hasta el termino de Ves, y para ello se toman las aguas de una presa..”; esta presa estaba fabricada “…con tal figura y de unas 300 varas de longitud con dos caídas o ramales de modo que quantos peritos la an visto les causa admiración”.
Ni que decir tiene que el puente actual tampoco se ha mantenido incólume des­de el año 1771 ya que ha sufrido varias inundaciones desde entonces. Un ejemplo de ello lo te­nemos en la riada ocurrida él 26 de agosto de 1782, como consecuencia dé la cual se derrumbó el ojo del puente que daba al Este, siendo reparado por don Felipe Motilla que, aunque era natural de Jorquera, residía en Alborea. Debido a estas y otras inundaciones que ha sufrido el pueblo, el puente actual ha tenido que ser reconstruido en varias ocasiones. También hay constancia de otras reparaciones tras la riada de 1941, la de 1982 o la que sufrió en 1992. Al igual que en otros monumentos, la escuela-taller de cantería ha realizado diversas obras en él.
Pese a estas reconstrucciones, siempre tuvo fama de ser el mejor sobre el Júcar; buen ejemplo de ello es que, a la referencia ya señalada con anterioridad de las Relaciones Topográfi­cas, en el informe que Felipe Motilla hace con motivo del hundimiento de parte del peñón,  por lo que es puente seguro, y al no haber otro en este Rio en muchas leguas, pues los que hay a taparte de arriba y la de abajo son pontones y por consiguiente de muy poca consistencia, que a poca avenida o subida del río marcha con ellos, y es mi decir puente seguro porque llegan lances que se ven precisados los habitantes a buscar éste, que es el que parte para muchas partes del reyno de Murcia, Origüela y Alicante y parte del de Valencia..”. Madoz, en el siglo XIX, vuel­ve a redundar en la idea al decir que: “Pasado el río por un puente de sillería de tres ojos, sólido y quizás el mejor que cruzan sus aguas…”.
Textos del libro Alcalá del Júcar de José Luis Valiente Pelayo
https://www.casarurallabodeguilla.com

El castillo de Alcalá del Júcar y su Historia.

El castillo de Alcalá del Júcar y su Historia.
En nuestra provincia, encrucijada de caminos, no podían faltar los castillos.
Constituían un alto para los invasores que buscaban dominar tierras en el centró Corona de Aragón o en Al-Andalus. Pese a ello, y aunque no faltan castillos robustos en nume­rosas poblaciones, el estado de gran número de ellos es lastimoso. Como bien recoge Merino: “Con la paz, con la artillería y con el cambio de las costumbres, dejó de oírse el estrépito de las lanzas. Las antes atendidas fortalezas quedaron encomendadas a un solo alcaide, y aún este se retiró a poblado, … Luego vino el abandono absoluto, y con él las tareas de destrucción y la ruina, ya sin reparaciones posibles’.

Historia Castillo de Alcalá del Jucar
Historia Castillo de Alcalá del Jucar

Y si la provincia cuenta con numerosos castillos, Alcalá del Júcar no iba a ser menos. Según las crónicas,  nuestro  castillo es de origen árabe y, al igual que el de Jorquera, posiblemente almohade.
La extensión del recinto ronda los 4.000 me­tros cuadrados y, pese a lo vistoso de su empla­zamiento, su ocupación debió depender del desti­no de los castillos de Jorquera y Ves, ya que al es­tar rodeado de cimas más altas (Las Eras y Las Casas del Cerro), lo hacían relativamente débil, máxime si tenemos en cuenta que la actual tone del homenaje no existía aún en esa época y que la original, la que había entonces, era mucho más baja. Quizás sea Roa y Erostarbe, según nuestra opinión, quien mejor haya definido la apariencia del castillo alcalaeño, al decir que sobre la peña se destacaba “...cual petrificada osamenta de co­losal gigante, las ruinas árabes de su castillo, en tiempos inexpugnable”.
Historia Castillo de Alcalá del Juca 2
Historia Castillo de Alcalá del Jucar 2

Esta fortaleza se sitúa en lo alto de un peñón, y allí se encuentran las ruinas de las murallas y un importante albacar separado del resto del espolón por un foso artificial excavado en la piedra, el cual debería ser cruzado mediante una pasarela, ya que los puentes levadizos no se conocían en aquella época. Como se dice en viejas crónicas, Alcalá del Júcar “…tiene un castillo irruido en un espolon que vaja desde donde dicen El Cerro de la Orea, y como en la metad del declive que este tiene hasta el Rio se alia situado dicho Castillo, el que oy mantiene parte de sus murallas, por la parte del Norte, aunque por las demas partes no la necesita por circunbalarlo un cinto de piedra elevadisimo, y sin adbitrio para poderlo escalar…”
Separada del peñón por un precipicio, hay una pequeña muela llamada el Bolinche Manazas. La tradición oral alcalaeña dice esta se encuentra hueca y que antiguamente la usaban los que habitaban el castillo para subir agua del río. Esto ya era recogido por Tomás López en el si­glo XVIII, al decir que en esta peña se encuentra “…una mina que en su construcción primitiva no deja ya señales que fue echa artificialmente por la deboracion que en ella a hecho el salitre de que abunda todo este pais, pero se viene en conocimiento de su tendencia y positura que es­ta sirvió en su primitivo ser de conducto seguro para subir las aguas del Jucar y otros emolu­mentos que necesitasen los que ocupavan y guarnecían dicho Castillo….”. No obstante, en el Bolinche, actualmente solo se pueden apreciar cuevas artificiales que fueron dedicadas, hasta no hace muchas décadas, a palomares!
El bolinche manazas de Alcala del Jucar2
El bolinche manazas de Alcala del Jucar2

En realidad, quedan escasos restos del castillo islámico, reduciéndose éstos a las cortinas que bordean la plataforma, pues lo que conservamos pertenece alas reformas hechas por los cristianos. Encima de la fragua, también pueden verse los restos de la muralla antigua.
El castillo fue tomado definitivamente por Alfonso VII en 1211, “…e luego que tomó aquellos castillos, fortaleciólos e fízalos adobar e reparar muy bien”, añadiéndosele años des­pués la torre del homenaje. Esta torre tuyo su propio recinto de cortinas, que se mantiene en par­te, entrándose a la torre desde el camino de ronda, por una puerta que se conserva a cierta altura.
En la descripción que en 1579 hizo el gobernador y justicia mayor del Marquesado de Villena, don Diego Velázquez, por encargo de su señor el rey don Felipe, consta que “…esta Vi­lla tien un castillo grande él qual esta fundado sobre una peña muy alta tajada a la rredonda de su natural demas de setenta estados de alta la dicha peña y junto al dicho castillo en la di­cha peña ay un espacio de tierra como una plaza grande donde antiguamente bibia el dicho pueblo e agora no ay mas de los gimientos e la yglesia porque por la estrecura y con tienpos de paz se salieron a bibir a donde esta fundada la dicha Villa el qual edifigio de la fortalesa es de cal y canto muy hermosa e tiene dentro una gistema para el agua del gielo y dos mazmoras e dos molinos de manos y una puente lebadizay el trio de  Xucar casi gercala dicha fortaleza e peña y desde el dicho castillo pueden baxar a el trio por agua por una mina que ay fecha en la dicha peña”. Casi nada sobrevive. Ni que decir tiene que todo esto se refiere a tiempos en que ésta ladera, casi vertical, era un peñascal solo practicable por sendas que los del castillo trillaban para subir agua del río.
El castillo almohade de Alcalá del Júcar
El castillo almohade de Alcalá del Júcar

En 1803 se derrumbó parte del peñón que hay bajo el castillo; como dicen las crónicas la ruina fue de un pedazo de pared con almenas y su Cubo que existían sobre un peñasco, que arruinándose éste se llevó consigo lo antecedente y de las Casas que se arruinaron fueron como unas treinta”. Como veremos en otro apartado, murieron 26 personas aquella noche, ade­más de otros destrozos como un molino, el aterramiento de la acequia, la inutilización del puen­te, etc.
Con la llamada Guerra Carlista “…el anterior castfillo de moros fue reparado en la úl­tima guerra civil, añadiéndole un fuerte muro y otras obras para defensa dé la villa”. De hecho, en esta fortaleza tenía su base el denominado “Regi­miento del 5o Ligero”. Todavía se pueden ver las “clásicas aspilleras de aquella época, de la cual datan también los cañones que hasta hace unas décadas podían verse semienterrados entre las ruinas del cas­tillo.

Algún tiempo después, los habitantes del pueblo, utilizaron ésta moderna muralla y buena parte de los restos antiguos del castillo, para po­der construir sus casas en la ladera, ya que les resultaba más fácil bajar los materiales de la parte alta del castillo que tenerlos que subir por aquellas calles tan empinadas. Por suerte, este enorme sacrilegio cultural e histórico ha sido reparado en parte con la reconstrucción que se llevó a cabo hace ya algunos años y, gracias a la cual, podemos apreciar un magnífico ejemplo de arquitectura militar. En esta reconstrucción fue restaurada la torre del homenaje, que conserva su distribución interior; su puerta a nivel superior, que posiblemente constituiría el primitivo acceso y una serie de elementos interesantes. Adosado a la torre está un pequeño recinto en cuya muralla opuesta se apoyaría la pasarela ya que, como hemos dicho anteriormente, los puentes levadizos aún no se habian inventado.
Textos del libro Alcalá del Júcar de José Luis Valiente Pelayo
https://www.casarurallabodeguilla.com

 

Alcalá del Júcar: Arquitectura y naturaleza

Alcalá de Júcar: naturaleza y arquitectura

Paseos de Alcala del Jucar-La Rambla
Paseos de Alcala del Jucar-La Rambla

La comarca de La Manchuela siempre ha sido una zona de interés histórico y cultural debido a un buen puñado de pueblos conquenses y albaceteños que albergan las raíces más puras de la tradición manchega y del interior peninsular.
Pero dentro de este hermoso conglomerado de pequeños municipios destaca el albaceteño de Alcalá de Júcar, un destino perfecto para los amantes del turismo rural, que ofrece al visitante todos los atractivos de esta hermosa región, con una rica cultura donde las tradiciones –fiestas y folclore- son una parte importante de su reclamo, una gastronomía típica y un conjunto arquitectónico de relevancia para pasar un par de días en armonía con las raíces de Castilla la Mancha.
Alcalá de Júcar es parte del itinerario tradicional de la antiquísima Ruta de la Lana y un lugar ideal para pasar un fin de semana en familia o con los amigos en el que la naturaleza a orillas del río Júcar se funde con los atractivos de la localidad.
Atractivos turísticos de Alcalá de Júcar
Alcalá de Júcar tiene la nominación de Conjunto Histórico Artístico desde 1982 hoy en día es sin duda uno de los pueblos de más encanto de toda la península, en el que miles de turistas disfrutan de una riqueza patrimonial sorprendente a lo largo de todo el año.
El conjunto arquitectónico civil amontonado en las laderas con las típicas construcciones de adobe blanco tradicionales en esta zona castellana, están arropadas por un espectacular castillo árabe que custodia majestuoso todo el municipio.
El camino que puede recorrerse en un agradable paseo comienza cruzando el gran puente romano que cruza el Júcar para entrar en la población de Alcalá y recorrer sus tradicionales calles adoquinadas de origen medieval hasta subir al castillo para poder divisar desde sus torres las muchas cuevas que visten las laderas a ambos lados del pueblo y que siempre han sido objeto de misteriosas leyendas.
Estas cuevas, actualmente acondicionadas para el visitante y que ofrecen varias alternativas de ocio en su interior, como museos, cafeterías o restaurantes donde poder degustar los mejores platos de la zona, son uno de los reclamos más interesantes y sorprendentes de Alcalá de Júcar, que además ofrecen espectaculares vistas para disfrutar de los parajes circundantes.
Además, sus cerros ofrecen estupendos miradores desde donde tener una panorámica espectacular del municipio y de la naturaleza típica de La Mancha donde obtener impresionantes fotografías.
Otro de sus atractivos es la cercanía con grandes ciudades como Madrid, Valencia, Murcia o Albacete, que da la posibilidad de visitar este bello municipio en algunas de sus fechas clave cuando se celebra alguna de sus muchas fiestas populares, como las de San Isidro en mayo aquellas celebradas a lo largo de todo el verano, las de Tolosa o La Gila y que son una estupenda opción para una escapada de diversión y tradiciones repleta de atractivos.
Realizar la Ruta de Santiago por la Ruta de la Lana, desde Alicante a Burgos, también es otra de las opciones para poder visitar un pueblo de interés inmenso que sorprenderá al visitante por su rico patrimonio arquitectónico y cultural.
Alcalá de Júcar no sólo ofrece un rico patrimonio histórico y tradiciones centenarias, sino que es un destino espléndido para pasar unos días de relax olvidándose del trajín de las grandes ciudades.
En cuanto a su oferta de alojamientos, las infraestructuras turísticas de Alcalá de Júcar son extraordinarias para una localidad de tan solo 1.300 habitantes y su oferta es muy amplia y variada, con hoteles, hostales, apartamentos y sobre todo estupendas casas rurales para disfrutar plenamente.
Estando de acuerdo totalmente con tu excelente comentario sobre Alcalá del Júcar quisiera exponer la gran cantidad de actividades de aventura y deporte que se pueden hacer por los valles del rio Júcar y Cabriel, así como el rico turismo enológico y gastronómico disperso por toda la Comarca de La Manchuela, propuestas que hacemos a todos los interesados en visitarnos desde nuestras casas rurales, https://www.casarurallabodeguilla.com , con un gran abanico de cuevas visitables y habitables para como bien dices pasar un fin de semana de autentico placer y relax en plena naturaleza, recuerda Alcalá del Júcar, para no perderserlo.
Excelente articulo recopilado de un blog de viajes.
https://www.casarurallabodeguilla.com

Casas cueva en Alcalá del Júcar

Casas cueva en Alcalá del Júcar
En el capitulo 30 de las relaciones topográficas de Felipe II (1579) ya nos informan de como se construian las casas en Alcalá del Júcar en las que se dice:
“..Las casas de la villa de Alcalá estan edificadas a base de cal y canto los cimientos, y en la tapiería se gasta haljez, son en general pequeñas, puestas en un recuesto y asentadas en las peña, son de dos ó tres suelos de altura, la cal y madera se hace todo en esta villa excepto la ripia que se trae de las Sierras de Cuenca”.
Alcala del Jucar-Cueva del diablocasa_rural_la_bodeguilla_a (10)
Casa cueva La Bodeguilla de Alcalá del Júcar
Aunque lo mas caracteristíco son las casas cueva, las viviendas normales suelen tener, casi siempre, algunas dependencias abiertas a pico en la pared rocosa sobre la que se asienta el pueblo. Cada vecino no tiene sino que ponerse a trabajar en la pared interior si es que necesita ampliar su vivienda. Con este sistema han sido trazadas las cuevas más originales del mundo, que tienen la entrada por el lado del pue­blo y se han prolongado a través de un largo túnel, horadando toda la montaña de parte a parte a lo largo de más de cien metros, hasta llegar a la otra vertiente. En el extremo opuesto se han construido restaurantes, cafeterías, etc., entre las que sobresale un comedor con la mesa del cen­tro de roca, moldeada a pico y que se encuentra en las llamadas “Cuevas de Masagó”.
La temperatura es deliciosa y no hay ningún sistema de aire acondicionado tan perfecto como el de éstas cuevas, ya que es fresco en verano y caliente en invierno. La temperatura suele rondar los 20°C, independientemente de la temperatura que haga en el exterior. Los enormes bal­cones y “ojos de buey” que se asoman a la falda posterior de la montaña ofrecen un maravilloso paisaje, renovando a su vez constantemente el aire de la cueva.
Según alguna documentación consultada, todas las cuevas fueron realizadas a principios del siglo XX, siendo las primeras la del Capitán González y la de la Tía Anacleta1. No obstante, está claro que se trata de una falta de información de estos autores, ya que dando un rápido repa­so a las “Relaciones Topográficas” (1579) podemos ver, en su decimoséptimo capítulo que,. “…en todas tas casas ay cuebasy están las calles y casas de la forma e manera de un aparador y todas las calles están minadas por quelas cuebas de unas casas de una calle están debaxo de la calle de la parte de arriba e ansi están todas
minadas e ay grandes aposentos y edificios fe­chos en la misma peña…” añadiéndose, incluso, que había casas que tenían “…un palagio y una coana y una caballeriza todo de peña de una puerta adentro”. Estas aberturas en el peñón pue­den rastrearse en multitud de documentos, como en 1752, donde el alcalaeño Juan de Villanueba, dice que “…tengo i poseo una casa en esta abitacion, echa á punta de pico en él Peñón que llaman encima del Molino, la que tiene de largo once varas, i quatro de fondo…” o Miguel García Flores, que reconoce tener una Casa Cueva en el ceñajo con su corral contiguo a ella que tiene de frente 8 varas y de fondo 8”. Multitud de vecinos de aquellas mismas épocas reco­nocen vivir en casas-cueva.
1 La cueva de la Tía Anacleta pasó después a llamarse Cueva de Garadén, mientras que las del Capitán González se encuentran bajo el castillo.
Del libro Alcalá del Júcar de José Luis Valiente Pelayo
 

Paseos Otoñales de Alcalá del Júcar-Video Youtube

Paseos Otoñales de Alcalá del Júcar

Paseos de Otoño en Alcalá del Júcar
Paseos de Otoño en Alcalá del Júcar

En Otoño, los paseos por Alcalá del Júcar son de ensueño, una verdadera delicia.
Pasear por sus sendas al lado del rio Júcar, entre sus chopos, bajo la sombra de sus arboledas, recibiendo los rayos de sol que dejan pasar sus pocas hojas ocres y amarillentas, es como soñar, y despertar en otro mundo al alcance de solo unos pocos privilegiados.
Despues del paseo, ya que estamos a las puertas del invierno, nos sentará estupendamente saborear la rica cocina local, con sus guisos o asados, o bien comprar embutido y cordero en nuestras carnicerías y aprovechar las brasas de las cepas de viña en las chimeneas que nos proporcionan cualquier casa rural de Alcalá del Júcar.
[youtube link=”http://youtu.be/E3FaTQ1VBB0″ width=”590″ height=”315″]
https://www.casarurallabodeguilla.com

La playa de Alcalá del Júcar

La playa de Alcalá del Júcar.
alcala-panorama-otoño3w
Recientemente se ha publicado un estudio en el que se nos dice que el 83,8% de las playas de la región estaban en un estado excelente en 2013.
Por lo que respecta a Alcalá del Júcar ha sacado un “suficiente” segun el estudio elaborado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).
Casi la mitad del agua española está por debajo del buen estado de calidad que marcó La Directiva Marco del Agua para el 2015.
El gobierno aprobó con mas de cuatro años de restraso los textos para las cuencas del Júcar y el Segura obligado por una condena del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, los rios están muy bien en las cabeceras, pero cuando se extrae mas del 20% de su caudal, sufren de estrés hídrico generalizado, ello ha generado situaciones extremas en la cuenca del Júcar.
La Comisión Europea aprobó una norma en el año 2000 con el fin de proteger la calidad del agua de los rios y así poder garantizar su sostinibilidad. Los rios en si mismos tienen una alta capacidad de recuperación, pero necesitan de más inversión y apoyo social para su recuperación, harán falta mas de 40.000 millones de euros para cumplir con los planes previstos hasta 2027.
Esperemos que para entonces se hayan cumplido los planes y podamos seguir disfrutando de nuestra estraordinaria playa en Alcalá del Júcar.
https://www.casarurallabodeguilla.com